Ir a…


Periódico Vecinal de la Cuenca San Juan de Dios de Valparaíso - cerros Yungay, San Juan de Dios, La Loma, Cárcel, Panteón y alrededores.

RSS Feed

“Rayar paredes también es funcional al sistema”


César Pincheira, director de contenidos de huelladigital.cl, habla sobre los tags o rayados en las paredes, el fenómeno investigado en la edición especial de ElPlan.cl

Por Boris Kúleba

Huelladigital.cl es una agencia independiente especializada en fotoperiodismo. Funciona desde Valparaíso y con más de 15 años de existencia ha logrado un gran prestigio en el medio periodístico. Uno de sus tantos proyectos es ElPlan.cl, una “guía humana para el centro de Valparaíso” que funciona en dos dimensiones conectadas: un mapa físico, impreso, que se complementa con una plataforma web. La idea es hacer circular historias humanas que transcurren en el plan de la ciudad. En una primera etapa, habló sobre la persistencia. De porteños que se resisten a abandonar los oficios que han realizado toda su vida pese a que el mundo pareciera haber tomado otro camino. La segunda versión de ElPlan.cl es la que acompaña a esta edición de La Cuenca News y es un proyecto más ambicioso: mapear los “tags” o rayados en las paredes del puerto.

“Mientras uno más ve algo, a veces deja de verlo. Yo creo que a los porteños nos ocurrió que vemos tan rayadas las calles que ya dejó de ser un tema de preocupación. Como que pasó a ser parte del paisaje, y entonces el periodismo tiene que hacer visibles cosas que a lo mejor son evidentes pero que de tanto verlas ya no las vemos”. Esa es la visión al respecto de César Pincheira, director de contenidos de huelladigital.cl.

Los Tags

¿Quién hace los tags?

Son jóvenes, yo diría que desde los 14 años hasta los primeros años de universidad. Hoy es una fiebre, todos los chicos de entre los 15 y los 20 deben tener un amigo, o dos o diez que están haciendo esto.

¿Por qué en Valparaíso?

Valparaíso es particularmente atractivo para ellos, es una especie “tierra santa” del espacio público para rayar. Viaja gente incluso desde Europa o Estados Unidos a rayar Valparaíso porque es un punto caliente, como le llaman, un hotspot, un lugar que hay que ir a rayar aunque quede lejos.

Igual es extraño que alguien escriba su nombre, su firma, en todos lados. Parece una compulsión que habla sobre vacíos de identidad. Al poner su nombre, están finalmente firmando un documento que es la ciudad y tratando de dejar constancia de su existencia, de su identidad. Ahora, si alguien dice «esto es una obra de arte», habría una contradicción porque finalmente es la pura firma del cuadro, no hay cuadro

¿Antisistema?

Lo rudo que parecen los tags sería mil veces más rudo si escribieran mensajes que inquietaran, que nos interpelaran, que cuestionaran el orden, pero al dejarlo sólo en la firma, no son efectivos contra el sistema. Ojo, esto lo digo siempre acotado al tag, porque si lo ampliamos al street-art y otros planteamientos creativos más elaborados, ahí sí hay espacio para las propuestas,el reclamo y la protesta.

¿Qué pasa con los murales?

Generalmente son respetados por quienes rayan. Hay códigos que se respetan. En muchas ocasiones, los cabros que hacen tags hacen también murales y arte urbano. Y cuesta mucho que gente más consagrada tenga comentarios críticos respecto del tag porque todos vienen de ahí. Escribir tu nombre o “chapa” o el nombre de tu grupo es el paso inicial de todo el que quiere hacer luego grafiti más artístico. Lo que pasa es que algunos se quedan atrapados en la fiebre del tag y otros evolucionan y hacen cosas más elaboradas. Los mismos chicos con los que conversamos dicen que la gente les reclama por rayar cosas ilegibles, les preguntan por qué no hacen cosas más bonitas como las otras… pero responden que son ellos mismos los que las hacen y que también pueden hacer cosas más elaboradas.

¿Por qué lo hacen?

Yo creo que esto es una respuesta a algo mal que estamos haciendo los adultos en cuanto a abrir espacios para la expresión juvenil. Pero si le damos una vuelta igual el tag es una práctica bastante funcional al sistema. Obviamente detrás de esto hay también un gran negocio: los que fabrican la pintura en el primer mundo. Los que la venden en el tercero. Hay tiendas especializadas, revistas, ropa, diseño. Entonces, si bien es contestatario en el sentido de que es ilegal, que va a contrapelo, no deja de ser funcional porque finalmente no hay una proclama, un discurso, no hay una propuesta explícita. En cambio sí tiene harto de moda y negocio global. Y esto no es barato, hay latas que valen seis, siete lucas, y que cubren 3 metros cuadrados. Si uno se pone a sacar la cuenta de cuánta plata hay en pintura en las calles de Valparaíso, son varios millones de pesos. Si lo vemos desde ese lado, rayar paredes también es funcional al sistema.

Nuevos temas

César y el equipo de huelladigital.cl tienen pensado hacer más ediciones de ElPlan.cl, siempre con temáticas porteñas. “No son ninguna sorpresa, son probablemente los temas que le quitan el sueño a todos los porteños: seguridad, basura, perros… no son temas nuevos y nosotros no pretendemos tampoco estar descubriendo la pólvora con lo que hacemos, más bien queremos mostrar diversas perspectivas para los mismos temas porque finalmente el humilde aporte que puede hacer el periodismo es complejizar la discusión, no tiene que ver con solucionar los problemas ni marcar la línea entre los buenos y los malos”, concluye.

Deja un comentario