Ir a…


Periódico Vecinal de la Cuenca San Juan de Dios de Valparaíso - cerros Yungay, San Juan de Dios, La Loma, Cárcel, Panteón y alrededores.

RSS Feed

Más de cien años cumple edificio Caballerizas del cerro Panteón


Edificio forma parte de la historia del rito fúnebre de la ciudad. Actualmente en desuso, comienza a movilizar a la comunidad del cerro para su resguardo y rehabilitación.

Por Marcos González

Ciento un años cumple el edificio Caballerizas del Cerro Panteón (1915). Lamentablemente, los últimos años ha estado en desuso y con un permanente deterioro. Su tamaño lo convierte en protagonista del paisaje barrial y la rampa principal nos vislumbra el uso que tenía originalmente. Vecinos y comunidades que trabajan en el sector ya se han pronunciado para el resguardo y rehabilitación de las instalaciones para así tener un espacio público resguardado.

OBRAS HIGIENISTAS

A principios del siglo XIX grandes epidemias se registraron en nuestro país. En Valparaíso la Escarlatina sería una de las más importantes. Es por esto que en 1825 se inaugura el cementerio general o católico y el cementerio protestante o inglés, obras propuestas por el movimiento higienista de aquellos años (que avanzó en obras como alcantarillado, cárceles, hospitales, poblaciones, entre otras). El lugar elegido es en la periferia de la ciudad, en una meseta doble conformada por el Cerro Panteón y Cárcel que llevaría estos nombres luego de llevar a cabo las obras.

Cabe recordar que en aquellos años las costumbres coloniales aun estaban arraigadas en la sociedad, y una de ellas era el sepultar en iglesia. Quienes no eran favorecidos (religiosa y económicamente), se sepultaban muy cerca de lugares habitacionales, es por esto que en 1823 se dicta un decreto que menciona: “1°… no se sepultará cadáver alguno en los templos, no en otro lugar dentro de las poblaciones… 3° en toda ciudad o villa se formará un panteón”. Además un decreto supremo en 1845 se refiere a que “la conducción de los cadáveres debe ser de noche, entre las 00:00 y las 05:00 de la madrugada”.

RITO FÚNEBRE

A fines del siglo XIX el rito fúnebre y la conmemoración de la muerte se convirtió en una de las celebraciones más importantes en la ciudad, principalmente el día 1° de noviembre, día de todos los santos. La alta concurrencia al cerro generaría la construcción de diversas vías de acceso como calles, escaleras y un ascensor. El 24 de Junio de 1901 se inauguró el funicular Panteón que tenía su estación inferior en el actual Bar Entre Copas, Bodega Isidora Esperanza y Carnicería.

135460b PANTEON Y CARCELNuestra Calle Ecuador (antigua Calle San Juan de Dios) era por entonces ruta habitual de los cortejos fúnebres donde se adornaban distinguidas carrozas con elegantes conductores y caballos peinados para la ocasión.

Eugenio Concha Hidalgo, vecino que presenció las carrozas nos cuenta, “todo era de primera, bastaba con arrendar una y hacían el recorrido tanto para el cementerio del Cerro Panteón como para el de Playa Ancha”. El barrio adoptó carácter de funerario desde 1777 cuando llega la Congregación de los Hermanos Hospitalarios de San Juan de Dios, fundando el primer hospital de la ciudad. Es entonces que en Calle Ecuador se registró un sin número de negocios relacionados a la marmolería, ataúdes y florería.

CABALLERIZAS

Caballerizas Eugenio Concha HidalgoEugenio Concha nos comenta, “En un primer momento se guardaban los caballos en galpones ubicados en Subida Ecuador, entre el edificio azul (n°302) y el Centro Comunitario Patio Volantín. Luego, cuando se construyó el edificio de las Caballerizas llevaron a los animales a la parte alta, y los galpones de Ecuador pasaron a ser talleres con un segundo piso habitacional. Ahí vivía mucha gente”, dijo el Sr. Concha. Así, la escala que se encuentra en medio de la ladera era un paso interior entre los galpones inferiores y el edificio principal en la cima.

Este último, conocido como Caballerizas del Cerro Panteón, fue inaugurado en el año 1915 y hasta el día de hoy se observa un galpón principal, donde se almacenaban y adornaban las carrozas, y un nivel inferior, donde había un espacio para no más de ocho caballos. Además, cuenta con una casa donde los cocheros podían vestirse con el traje para conducirlas. Eugenio relata, “nosotros molestábamos a los cocheros, porque se creían la “muerte” cuando bajaban en las carrozas y luego que terminaban su trabajo pasaban vestidos bien “atorrantes””.

En la actualidad, el edificio pertenece al Servicio de Salud de Valparaíso-San Antonio (SSVSA), y se encuentra en desuso debido a la pérdida cultural de aquel rito fúnebre y la privatización de dichos eventos, pero sin duda, Las Caballerizas forma parte de un conjunto preciado para el reconocimiento de la historia de la ciudad; ya lo ha hecho notar la comunidad del cerro al pronunciarse sobre la Rehabilitación de este espacio histórico del Cerro Panteón.

2 Respuestas “Más de cien años cumple edificio Caballerizas del cerro Panteón”

  1. Anónimo
    27 julio, 2016 a las 3:18 pm

    Excelente información, muy interesante.

Deja un comentario