Ir a…


Periódico Vecinal de la Cuenca San Juan de Dios de Valparaíso - cerros Yungay, San Juan de Dios, La Loma, Cárcel, Panteón y alrededores.

RSS Feed

Las Preocupaciones de los vecinos de Subida Ecuador


En la serie de reuniones que las directivas de las Juntas de Vecinos de Subida Ecuador han sostenido con las autoridades, han presentado un diagnóstico de la situación actual de la transitada arteria y han manifestado sus preocupaciones respecto a la seguridad y los problemas que afectan el buen vivir en el sector. Las principales están detalladas a continuación:

Fiscalización a los pubs

La autorización para el funcionamiento de los locales nocturnos se entrega tras una certificación favorable de Bomberos que debe incluir el informe de un prevencionista de riesgos. Sin embargo, una vez autorizados, los locales no vuelven a ser chequeados para comprobar que sus instalaciones eléctricas se mantengan en orden, por lo que el estado en que se encuentran es un misterio, considerando que varios locales llevan más de 20 años funcionando y se han hecho importantes modificaciones en su interior. Las pericias de la Superintendencia de Electricidad y Combustibles (SEC) realizadas a los locales nocturnos destruidos por el incendio del 4 enero en Errázuriz con Bellavista detectó graves irregularidades en las instalaciones eléctricas, y, a diferencia de estos, en la Subida Ecuador los pubs comparten la edificación con residencias, por lo que un incendio de similares características en este lugar sería una tragedia. Además, algunos edificios tienen más de 100 años y su construcción original no contemplaba el uso que se le iba a dar en el futuro.

 

Terrazas en las veredas

La instalación de las llamadas “terrazas” en la Subida Ecuador no requiere de ningún tipo de certificación. Comenzaron a aparecer hace un par de años debido a que la aplicación de la nueva Ley de Tabaco impide fumar en espacios cerrados, pero en la actualidad han saturado las veredas provocando serias molestias y riesgos para los residentes y transeúntes. Los permisos para su instalación los entrega el Departamento de Desarrollo Económico de la Municipalidad de Valparaíso, y es del tipo “Permiso Precario”, similares a los que se entregan para ejercer el comercio ambulante. La única exigencia para aprobar su instalación es un croquis y una indicación de su capacidad según los metros cuadrados solicitados, sin embargo ningún local cumple con los requisitos exigidos en la Ordenanza aprobada por Decreto Alcaldicio N° 1206 de 1977, que regula su instalación y que entre otras cosas indica que las mesas deben estar adosadas al local, que deben ocupar sólo un tercio del ancho de la vereda y no se deben empotrar ni colocar accesorios en las aceras para delimitar su espacio. Los vecinos reclaman que es imposible el tránsito peatonal con coches de guagua o en sillas de ruedas; que los locales están vacíos y todo el público se aglomera en las terrazas con el ruido y las molestias que eso genera a los residentes; que los locatarios no se preocupan del aseo de las veredas cuando las retiran ni cuando las instalan; y que además vulneran la Ordenanza de Ruidos al sacar los potentes parlantes a las calles. Y también observan con temor que las terrazas son obstáculos que impedirían una evacuación o la acción de vehículos de emergencia si llegase a ocurrir algún siniestro.

Excesos en escaleras

Quizás lo más complejo de solucionar para los residentes de la Subida Ecuador son los excesos que los visitantes cometen en las puertas de sus viviendas. Basura, botellas, latas, orinas, vómitos e incluso excrementos humanos son habituales en los accesos peatonales a los cerros del sector, lo que ha obligado a enrejar la totalidad de las escaleras entre la Plazuela Ecuador y Guillermo Rivera, que es el área que según el Plan Regulador autoriza para la instalación de locales nocturnos. Hay casos dramáticos, como la Escalera Héctor Calvo y las de General Mackenna; y las escalas de Yerbas Buenas más cercanas al “epicentro del carrete” también han debido ser cerradas. El comportamiento de los visitantes es muy irrespetuoso y agresivo con los residentes, quienes se ven superados en número y ni siquiera pueden contar con la protección de Carabineros. Jorge Canales, activo vecino del lugar, comenta que “los vecinos se quejan continuamente de que cada vez que se llama al teléfono del Plan Cuadrante, Carabineros no asiste de manera oportuna, el tiempo de respuesta, si es que llegan, es entre una hora y una hora y media. Hemos solicitado en Héctor Calvo y Escalera Pasteur una presencia permanente de rondas de Carabineros que permita disminuir la permanencia de los jóvenes en la escala, o que sientan que está funada para tomar”.

El principal factor para el descontrol en el lugar sería el llamado “turismo alcohólico”: el exceso de botillerías y de locales nocturnos, se potencia con una oferta de alcohol con precios que van desde los $700 por un combinado, lo que sería incompatible con la planificación residencial del lugar.

Basura

Aunque el problema de la basura es transversal a toda la comuna, diversas campañas vecinales han logrado mantener los barrios en un orden relativo, sin embargo en Subida Ecuador aún no se ha conseguido una educación ambiental correcta en vecinos y locatarios. Los contendores que la Junta de Vecinos de Panteón instaló hace un par de años desaparecieron sin saberse hasta ahora cuál fue su destino, y el desconocimiento de los horarios y la frecuencia de los camiones del aseo hacen que a toda hora se arrojen bolsas de basura en las calles.

Sin respetar el horario de retiro domiciliario, los canastos frente a San Juan de Dios y al pasaje Madrid se saturan de las pequeñas bolsas que diariamente los mismos vecinos arrojan allí, convirtiéndolos en verdaderos microbasurales. El problema es más complejo en sectores como Calle Principal, en Cerro La Loma, pues el camión del aseo no cabe por esa estrecha calle sin salida, y las pronunciadas escaleras que llegan hasta allí hacen muy difícil el acceso para los “poncheros”.

Estacionamientos

El uso de los barrios como estacionamiento por parte de quienes vienen de otros lugares a trabajar al plan de la ciudad es una gran molestia para los residentes de todo el anfiteatro, hecho que también afecta a los barrios aledaños a la Subida Ecuador. En el tramo que va desde Guillermo Rivera hasta Carlos Newmann, pero también en Avenida San Juan de Dios y sus calles perpendiculares, en calle Dinamarca, en Avenida Guillermo Rivera, en Héctor Calvo e incluso en las zonas no autorizadas para estacionar en General Mackenna los vecinos acusan que no pueden utilizar sus vehículos, pues al regresar no pueden estacionarse en sus propios barrios. En Ecuador, además, los vehículos de los visitantes se estacionan en las curvas impidiendo el paso de los microbuses, y generando congestiones cuando dos de ellos se cruzan en direcciones contrarias. Tampoco es posible asegurar un cupo pagando un costo fijo por la reserva al Departamento de Tránsito, pues se congelaron esos permisos y desde Contraloría se informó que “es imposible arrendar un estacionamiento, ya que eso corresponde a la privatización de espacio público”, lo que resulta paradójico considerando el uso que los pubs hacen de las veredas en la misma arteria.

Deja un comentario