Ir a…


Periódico Vecinal de la Cuenca San Juan de Dios de Valparaíso - cerros Yungay, San Juan de Dios, La Loma, Cárcel, Panteón y alrededores.

RSS Feed

La Campaña de la Basura


La Campaña de la Basura realizada entre fines del año 2014 y principios del 2015 en Valparaíso tuvo como gatillante la realización de afiches por parte de vecinos de la Avenida San Juan de Dios.

Por Boris Kúleba

Dos afiches fueron realizados tras comprobar que los vecinos espontáneamente colgaban carteles con mensajes como “Hágase cargo de su basura” en los lugares en donde se producían microbasurales, pero rápidamente eran arrancados. Financiados por vecinos de Av. San Juan de Dios, se diseñaron e imprimieron 10 copias de cada afiche en que se atacaban los dos problemas higiénicos más reiterados en la avenida: la acumulación de bolsas de basura y los repulsivos orines dejados en las paredes de los vecinos por visitantes indeseados que utilizaban los pasajes para carretear.

Los carteles fueron colgados estratégicamente en los puntos detectados por los vecinos como críticos, pero un par de ellos se expusieron en la entrada de la fiambrería San Pancracio, ubicada en la plazuela Ecuador, lugar por donde obligadamente deben circular la mayoría de los habitantes de la llamada Cuenca de la Subida Ecuador.

Campaña_de_la_basura2Los carteles en las calles tuvieron un efecto casi inmediato, y quienes circulaban por la plazuela se acercaban curiosos y entusiasmados a preguntar por los que estaban colgados en la fiambrería, lo que hizo notar que se estaba canalizando una muy fuerte inquietud existente en el sector. Como cada día aumentaba el interés, se solicitó la ayuda y el apoyo de las plataformas del Centro Autogestionado Patio Volantín para discutir en comunidad al respecto.

A mediados de noviembre del año 2014 se realizó una primera reunión con vecinos y vecinas para discutir y debatir sobre el tema de la basura, generándose conclusiones y decisiones que dieron origen a la Campaña de la Basura.

La conclusión más importante fue que la solución no se lograría sin la participación de toda la comunidad, y que por más que teoricemos sobre la basura la respuesta estaría en los mismos vecinos, tanto los afectados como los causantes del problema. La decisión que se tomó, además, fue hacernos cargo del problema como vecinos sin considerar que existe el municipio, eso evitó desgastarnos acusando responsabilidades y nos permitió asumirla nosotros mismos. Y propusimos limitar el alcance de la campaña al sector, el “Eje de la Subida Ecuador” comprendiendo las calles de los cerros que lo componen (Bellavista, Yungay, San Juan de Dios, La Loma, y Panteón, lo que más tarde denominaríamos “La Cuenca”).

La Campaña

Se decidió que el inicio de la campaña sería la difusión de los afiches. Se hicieron leves modificaciones al original: se agregaron los logos de las organizaciones y vecinos participantes, y se reservó un área para que, en cada lugar en donde se colgaran, se incorporara el horario de recolección de basura. Para transparentar la campaña, se hizo público el financiamiento de la impresión de los afiches hecho por San Pancracio.

La primera etapa consistió en distribuir gratuitamente los afiches y crear conciencia sobre la problemática de la basura, para lo cual se hizo un llamado para realizar la primera “Feria de la Basura”, como instancia de divulgación en la cual participaron diversas organizaciones que se hacen cargo a través del reciclaje o la acción directa del problema de la basura. Se hizo una primera distribución de parte de los 1200 afiches impresos con la condición de que quien lo retirara anotara al pie el horario de recolección.

Campaña_de_la_basura

 

La feria tuvo un fuerte impacto local, y el problema de la basura empezó a tomar mayor presencia en los medios. Nos dimos cuenta que mucha gente no conocía el horario de recolección, ya sea porque viven en edificios o condominios en los cuales hay conserjes encargados, o porque increíblemente no había recolección de basura en donde viven. Eso nos hizo darnos cuenta de que parte del problema no era cultural sino que simplemente faltaba la información necesaria. En las siguientes asambleas decidimos que la siguiente etapa, más que de conciencia o denuncia, debía ser informativa. Vecinos se comprometieron a investigar el horario de recorrido de los camiones de basura en los cerros del sector, tarea que fue mucho más complicada de lo que pensamos porque en ninguna parte existe esa información. Cada vecino sabe el horario de su calle, pero nadie sabe el de las demás. En el Cuartel Cárcel, correspondiente a nuestros cerros, la información se manejaba de manera informal, por lo que hubo que hacer un levantamiento y entrevistas para conseguirlo. También nos dimos cuenta de que en vecinos mayores estaba muy presente la inquietud por el reciclaje. Toda la información sobre los recorridos, sobre puntos de reciclaje y sobre retiro de aseo y escombros municipal que recogimos, lo traducidos en un informativo. Ésos serían la base de la segunda etapa de la campaña.

Se realizó una segunda Feria de la Basura en la cual participaron más organizaciones y en donde se distribuyó el informativo, que fue realizado en forma de fotocopias, y que tuvo una muy buena acogida. También fue distribuido en almacenes y Patio Volantín, lo que hizo que su difusión fuera masiva en el sector.

“Se logró reunir en asambleas a vecinos y organizaciones de cinco cerros, lo que permitió actuar en comunidad y como vecinos generando otras instancias de discusión.”

Al terminar la campaña ya había una conciencia entre los vecinos del lugar por el tema de la basura. En la Avenida San Juan de Dios, donde se inició la campaña, se vio un cambio casi inmediato y se percibió un entusiasmo activo de parte de los vecinos que comenzaron a realizar actividades para mejorar su entorno ambiental: huertos urbanos, limpieza frecuente, etc. Los elementos gráficos (afiches e informativos) tuvieron un gran despliegue en redes sociales y las redes locales de los noticieros (TVN y Teletrece) ayudaron a difundir la campaña. Hubo presencia en la prensa local impresa y digital y lo más importante es que se logró reunir en asambleas a vecinos y organizaciones de cinco cerros, lo que permitió actuar en comunidad y como vecinos generando otras instancias de discusión (mesas de diálogo con autoridades sobre seguridad, Jornadas de Defensa) y crear nuevas formas de organización que estrechó los vínculos de colaboración vecinal, de amistad e incluso de influencia a nivel de autoridades.

Deja un comentario