Ir a…


Periódico Vecinal de la Cuenca San Juan de Dios de Valparaíso - cerros Yungay, San Juan de Dios, La Loma, Cárcel, Panteón y alrededores.

RSS Feed

Juntas de Vecinos del sector se unen para enfrentar sus problemáticas


Las directivas de seis unidades vecinales han formado una alianza que les ha permitido avanzar de manera mucho más eficiente en la solución a sus demandas y problemas.

Por Boris Kúleba

El sector 5 de Valparaíso es la zona comprendida entre los cerros Monjas y Alegre, de pie a punta de cerro. Posee una población de más de 49 mil habitantes, según los datos del PLADECO, y de las 35 unidades vecinales que contiene, sólo 25 se encuentran con los directorios de sus juntas vecinales vigentes y activas. Seis de esas juntas habitan en la denominada “Zona Roja”, llamada también por sus dirigentes “Zona de Sacrificio” debido a las externalidades negativas que comparten al haber sido estigmatizadas como un “barrio de carrete” (ver mapa en la contraportada).

Según el Plan Regulador, en estos barrios residenciales están los únicos sectores en toda la zona de los cerros del anfiteatro en donde están permitidos los clubes nocturnos, las discotecas y los comercios vinculados al consumo de alcohol: la subida Ecuador, calle Cumming y Almirante Montt, pero la regulación sólo ha respondido a los intereses económicos del comercio nocturno y ha pasado por sobre la voluntad y la propia integridad de los vecinos. Considerando además la escasa dotación policial (sólo hay dos parejas de carabineros por turno en todo el sector) y la casi nula protección hacia los residentes, algunas de las directivas de las seis juntas afectadas comenzaron en una primera instancia un diálogo entre ellas y luego crearon espacios de participación en la planificación de sus barrios con la Municipalidad de Valparaíso, tras ser convocadas por la Dirección de Desarrollo Comunal a través de su Coordinadora Territorial, Damaris Astete.

Entre los temas y propuestas que los vecinos han acordado hay demandas por estudiar y trabajar en conjunto las ordenanzas y leyes que se relacionan con la comunidad; una participación vinculante en mesas de trabajo relacionadas con fiestas masivas que afectan al sector (Mil Tambores, Año Nuevo, etc.); la declaración del sector como zona saturada de patentes y permisos relacionados con el alcohol y la vida nocturna; y la información y vinculación con los procesos de entrega de permisos de cualquier tipo que tengan relación con la alteración de la vida en comunidad.

Hay proyectos que pronto se implementarán en las zonas más conflictivas del sector, como las escaleras Héctor Calvo en Cerro Bellavista, General Mackenna en Cerro Yungay y Caracoles en Cerro Miraflores, gracias a la gestión de las juntas y la coordinación municipal de parte del Delegado Nocturno. Pero en medio del entusiasmo por los logros que han conseguido gracias al trabajo en conjunto, en agosto sufrieron su primer traspié: el Concejo Municipal, pese al a oposición de los vecinos, aprobó una nueva botillería en calle Cumming (ver artículo en página siguiente). Pero ello no los ha desmotivado, sino que les ha permitido planificar nuevas estrategias para recuperar sus barrios para sus vecinos. Han comenzado a desarrollar una propuesta para modificar la Ordenanza Municipal que regula la manera en que se entregan las patentes de alcohol, y han formado mesas de trabajo con el municipio porteño y la Gobernación para evitar lo que consideran el mayor problema que cada año los afecta: las infernales tres noches del Carnaval de los Mil Tambores.

Coordinación con el Municipio

Damaris Astete, coordinadora territorial del Sector 5, explica que “anteriormente, la acción de los coordinadores se concentraba en responder a las múltiples demandas de la comunidad, pero sin un modelo de gestión que permitiera desarrollar en los territorios un plan y una planificación de los mismos, de acuerdo a cada una de las necesidades que tienen. Al no existir éste, el desafío para esta alcaldía ciudadana es construir un modelo de gestión que permita un desarrollo integral de las comunidades, fomentar la autogestión y participación vinculante en las decisiones que los afectan, promocionar el empoderamiento de las organizaciones y fortalecerlas.”

En lo que respecta a la Zona Roja del sector 5 (cuya denominación proviene del color identificatorio con que cada zona ha sido representada en el mapa comunal), explica que “la organización que se viene dando en este sector se configura a partir de las necesidades comunes. Al abrir los espacios de participación se generaron confianzas y diálogo entre el municipio y las organizaciones. Esto permitió visibilizar que muchos de los problemas son comunes (seguridad, aseo, vivienda, servicios básicos, conectividad, obras mayores y menores, etc) y las organizaciones, al tener cada una su prioridad, logran empatizar y entender que es necesario trabajar juntas para la consecución de sus objetivos. Estábamos esperando que se formalizara la nueva directiva de la Junta Vecinal Nº 69 (Lord Cochrane) para empezar una mesa de trabajo, pero la contingencia, aceleró está convocatoria: las problematicas nocturnas, y el hito que significó la participación de la junta de vecinos 68 (cerro Yungay) en el congelamiento de las patentes de alcoholes.”.

El apoyo de Astete a la organización ha sido valorado positivamente por los dirigentes, y reconocen que su asistencia ha sido fundamental para generar el vínculo que hoy los ha hecho asumir un rol protagónico frente a la toma de decisiones en las cuales no tenían mayor participación.

Relación con las Autoridades

Aunque cada Junta de Vecinos trabaja con autonomía, como bloque han tenido encuentros de trabajo con diversos estamentos municipales como DIDECO, Inspectoría Urbana, Departamento, Seguridad Ciudadana, Cultura, el Plan Comunal de Seguridad Pública, y tras una reunión acompañados de organizaciones de Comercio con la Gobernación de Valparaíso, han conseguido incluir un representante de los vecinos en la mesa de trabajo que está revisando el procedimiento de otorgación de permiso para Mil Tambores junto al Gobierno Regional, CNCA, Seremi de Salud, Municipio, Carabineros, PDI y la Gobernación Marítima.


  • Las Juntas de Vecinos agrupadas en este frente son:
    • UV23, Cerro Bellavista
    • UV68, Cerro Yungay y Plazuela Ecuador
    • UV 69, Población Lord Cochrane Cerro San Juan de Dios
    • UV 74, Cerro Miraflores
    • UV 28, Cerro Concepción
    • UV 73, Cerro Alegre Parte Baja
  • La población que representan estas Unidades Vecinales, según datos del PLADECO, es de 12 mil habitantes
  • Este año buscan evitar los saqueos, daños a la propiedad y agresiones a vecinos que ocurren durante las noches de los Mil Tambores
  • Sólo 25 de las 35 Juntas de Vecinos del Sector 5 están activas.
  • Los Coordinadores y Gestores Territoriales, dependientes del Departamento de Desarrollo Comunal, que, a su vez depende de DIDECO, nacen a partir de los Centros de Salud Familiar (CESFAM) que existen en Valparaíso y la necesidad de definir territorios de acción.

Deja un comentario