Ir a…


Periódico Vecinal de la Cuenca San Juan de Dios de Valparaíso - cerros Yungay, San Juan de Dios, La Loma, Cárcel, Panteón y alrededores.

RSS Feed

Esquina de Guillermo Rivera con Bernardo Vera comienza a tener nueva cara


Fue en el marco del relanzamiento de “Jardines para Nuestro Barrio”, que estrena nueva directiva, que se realizó la jornada.

Por Juan Pablo Saavedra

El pasado lunes 16 de julio se realizó una jornada de trabajo comunitario en Avenida Guillermo Rivera, a la altura de Bernardo Vera, en el marco del relanzamiento de la organización Jardines Para nuestro barrio. En esta actividad, que además fue apoyada por la junta de vecinos de Cerro Yungay, participaron también estudiantes de la carrera de Ingeniería Civil Industrial de la PUCV, quienes buscan generar vinculación con el territorio y consideran éste como un primer paso en el objetivo de orientar el conocimiento que se genera en la Universidad hacia el beneficio de las comunidades porteñas. Al respecto, Eduardo Arias, estudiante de la PUCV, nos comenta que “esta ha sido una experiencia muy gratificante que esperamos poder seguir realizando, y no solo en el ámbito de jardines, si no que también en compartir experiencias y conocimiento en una relación de apoyo mutuo, entre los los estudiantes como futuros profesionales y los vecinos del territorio”. Por su parte Paula Muñoz, Secretaria de la organización Jardines para Nuestro Barrio comenta que “un punto que rescato es cómo una causa común une a las personas y organizaciones, puesto que cada uno aporta con lo que tiene o sabe, y juntos logramos nuestro propósito: hacer comunidad, incentivar la participación y volver a encontrarnos como seres humanos. Personas unidas para un bien común, dejando nuestras propias preocupaciones y mundo individual de lado”.

Esquina conflictiva

Felipe Molina, residente por más de 10 años en el sector, se cansó de ver cerca de su casa un microbasural que parecía no tener solución. “En esta esquina se generó un microbasural donde se botaban lavadoras, refrigeradores, colchones y escombros varios, y sobre todo mucha basura orgánica”. Afortunadamente, y solicitando ayuda de personal de aseo municipal logró retirar gran parte del material orgánico, sin embargo, debajo se encontró con más desechos. “Había mucha basura orgánica: ramas cortadas y trozos de palmeras. Era una ruma de 1,20 metros de alto y de 4 metros de ancho aproximadamente, y se pudo retirar todo, sin embargo quedó mucho escombro de construcción: adoquines, pedazos de concreto, piedras, ventanas, todo debajo de este material vegetal”. Con el objetivo de eliminar de una vez por todas el microbasural, decidió seguir trabajando el lugar para retirar definitivamente los escombros, haciendo alrededor de seis viajes con 20 o 25 sacos en dirección al vertedero.

Recuperando el espacio

Cuando la primera etapa estuvo completa vino el momento de transformar el espacio, buscando darle una nueva cara y evitar que éste fuera considerado un lugar de desechos. “Compré algunas plantas y al día siguiente las planté, con un poco de temor de que las fueran a sacar o romper, pero afortunadamente no pasó, y transformé ese lugar de ser un microbasural, por lo menos esa esquina, a que estuviera libre de escombros”. Pero la problemática del sector no se terminó, ya que al recuperar ese espacio, un nuevo microbasural se generó calle abajo. Al trasladarse esta problemática, se abrió una oportunidad para trabajar junto a otros vecinos. “Ahí me di cuenta la gente empezó a ayudarme, se retiraron más escombros, se consiguieron plantas, y a través de Paula se logró el contacto con José Flores y Pablo Lemus, que son parte del Departamento de Parques y Jardines de la Municipalidad y motivó a que se trajeran plantas desde el Parque Quintil”.

Problemática porteña

Valparaíso se ha caracterizado por ser una ciudad que, ya sea por problemáticas relacionadas a malos manejos de la administración municipal o por la propia cultura de irresponsabilidad de los porteños, mantiene un estigma de ser una ciudad sucia. Respecto a este tema se muestra optimista, “la idea es que se haga un efecto dominó, que también tiene que ver con la propuesta Jorge Sharp desde la alcaldía ciudadana, que la gente se involucre. No hay tantos recursos, pero no es necesario tanto financiamiento para poder hacer cosas”, y finaliza reflexionando: “Me encantaría que la gente cuando sube en colectivo de aquí a la primavera puede ver la calle completa de flores y piensen que pueden hacer lo mismo en sus barrios. Que las personas tengan más amor por la ciudad, porque una ciudad más limpia llama también a la limpieza, si ves que todas las calles están con flores, con plantas, cualquier vecino que venga a tirar una bolsa de basura desde otro lugar, te aseguro que lo van a recriminar, y le van a decir que no lo haga”.

Trabajo que ha dado frutos

La organización Jardines para Nuestro Barrio lleva ya varios años realizando este tipo de intervenciones (incluso antes de tener personalidad jurídica) que buscan que los vecinos se apropien del territorio y generen comunidad, y que hoy tiene por objetivo cambiar el paradigma hacia una cultura de respeto a los espacio comunes que habitan los residentes. En ese sentido, Juan Pablo, secretario de la junta de vecinos, y que también participó de la jornada, comentó a este periódico que “en el barrio de Guillermo Rivera, luego de largos años de trabajo comunitario como el que realiza Jardines, se pueden ver los frutos. Hoy los vecinos se conocen, están alerta unos de otros en caso de cualquier emergencia, se juntan, y se toman el territorio para hacer vida de barrio, y eso es lo que como directiva queremos potenciar, y que la junta de vecinos sea una herramienta más de la comunidad, que esté al servicio de sus objetivos

La jornada consistió en retirar maleza y basura de la vereda poniente del sector, y volver a plantar alrededor de 15 ejemplares de Rayitos de sol y Kalanchoe traídas desde el parque Quintil. Luego de un arduo trabajo, estudiantes y vecinos, mientras compartían empanadas, hicieron una positiva evaluación y esperan seguir trabajando en iniciativas como ésta u otras similares que permitan cambiar la cara de Valparaíso.

Deja un comentario