Ir a…


Periódico Vecinal de la Cuenca San Juan de Dios de Valparaíso - cerros Yungay, San Juan de Dios, La Loma, Cárcel, Panteón y alrededores.

RSS Feed

De Avenida Alemania para arriba


Esta hermosa avenida tiene la gran cualidad de brindarnos una vista panorámica de Valparaíso. Por esto,  es visitada  y recorrida por turistas extranjeros y chilenos.

Por Luz Vicentella

Desde su balcón disfrutamos del colorido de los cerros, de la magnificencia de su mar  que en Año Nuevo se ilumina por todo su borde costero para celebrar un año más a través del espectáculo de juegos pirotécnicos tan destacado a nivel mundial.

Pero,  arriba de la Avenida Alemania, existe vida y vecinos, que a pulso construyeron sus hogares. Comenzaron con tomas de terreno,  que luego fueron dando vida,  uniéndose al  paisaje colorido que caracteriza a nuestro puerto.

En esos años,  existían sectores donde la gente criaba caballos y mulas que utilizaban como medio de trabajo del cual ya hemos hecho referencia.

La  movilización (micro) llega en la década de los 60” pero sólo hasta Avenida Alemania con Basilio Rojas. De ahí, había que “tirar patita no más”, si se vivía más arriba, desafiando la fuerza  de gravedad de sus terrenos empinados, sin pavimentación; sólo tierra y ríos de barro en los días de  lluvia.

Existía un cauce, se le colocaba chonchones, como medio de iluminación hasta la Avenida Ecuador, de manera de evitar y lamentar accidentes. Luego se empedró hasta arriba  y el  cauce se embovedó.

Los vecinos usaban leña o carbón para encender  braseros que se utilizaban para cocinar y a la vez abrigar los ambientes al interior de los hogares.

Don Joaquín Vera, vecino de esos años y Padre de don José Vera (Presidente  de la Junta de Vecinos en los años posteriores y quién es una de nuestras fuentes en este relato), fabricaba unos tarros para lavar ropa que salía a vender por el vecindario.

Antiguamente existía una escala de madera hacia  calle Miguel Ángel que servía  de juego para los niños del sector. Gracias a los trabajos  del  PEM y el POJH en la década de los 80” se construyeron escalas de cemento renovando las hechizas de madera.

Los sectores de arriba, en muchas oportunidades pasaron sin agua producto de la sequía, ya que debían obtener agua de las vertientes. Hace aproximadamente unos 50 años se inauguró la red de agua potable en la parte alta de Basilio Rojas y durante el gobierno de Eduardo Frei Ruiz Tagle, se instalaron 71 casetas sanitarias en el sector mejorando la calidad de vida de los vecinos.

scan-inauguracion-agua-san-basilio

Hace aproximadamente unos 50 años se inauguró la red de agua potable en la parte alta de Basilio Rojas

Aunque las calles de abajo fueron pavimentadas, el sector alto seguía sin poder hacerle reparaciones, lo que significaba que frente a las grandes lluvias, estas tiraban todo hacia abajo como verdaderos aluviones de barro, y con todo lo que a su paso encontraba. En 1990, la Junta de Vecinos postuló a los pavimentos participativos lo que permitió sustancialmente ir mejorando las condiciones de vida de los vecinos del sector y haciéndose recién realidad a fines de esa década.

scan-pavimentacion-calle-basilio-rojas

En 1990, la Junta de vecinos postuló a los pavimentos participativos lo que permitió sustancialmente ir mejorando las condiciones de vida de los vecinos del sector y haciéndose recién realidad a fines de esa década.

De los almacenes que se fueron creando había uno que se llamaba “El Jardín”, frente a este existía una carnicería y verdulería,   perteneciente a don Carlos Malato y lo atendía el tío Juan. Esto aún se conserva como Camoggli, arriba existían otros negocios cuyos dueños eran italianos. También existía una famosa peluquería donde atendía don Ramón Rojas (fallecido), cuya mayor clientela eran los carabineros. La peluquería se llamaba “Aguanta  y sufre”.

Este sector también contaba con otras organizaciones como,  la Escuela Vicente Santa Cruz, hoy Pablo Neruda, que en esos años era mixto, aunque las mujeres estudiaban hasta 6º y los hombres hasta 3er grado. También existía el Auditorio Osmán Pérez Freire, donde los domingos hacían espectáculos gratis para los vecinos y el “Teatro Mauri”, que se ubicaba en Avenida Alemania y que cerró en 1980,  luego funcionó como Discoteque hasta que los vecinos reclamaron y hoy está en desuso.

Pese a todo, la gente participaba y se juntaba para celebrar el Día de la Madre, del Padre, la Navidad, donde don Juan Morales se vestía de Viejo Pascuero  y salía a recorrer Santa Rita, Basilio Rojas, Miguel Ángel  y Almagro, llevando alegría a los pequeños. También se hacían otras actividades recreativas visitando Club de Ancianos de Quilpué y otros sectores aledaños.

Cabe destacar, que esta comunidad creaba instancias para organizarse, y trabajar por el bien común y así lo pude visualizar en el Boletín Informativo mensual de la Unidad Vecinal # 24 Basilio Rojas, que se llamaba “El Vecinal”, del cual iremos reeditando algunos de sus textos para recordar la vida de barrio.

* Infinitas gracias a don José y sra. María.

Deja un comentario