Ir a…


Periódico Vecinal de la Cuenca San Juan de Dios de Valparaíso - cerros Yungay, San Juan de Dios, La Loma, Cárcel, Panteón y alrededores.

RSS Feed

Adjudicada licitación para renovar iluminación en Subida Ecuador


Proyecto también incluye tramos de calle General Mackenna y pasaje Longfellow.

Por Marcela Maturana

Hay por fin una buena noticia para los vecinos de la Subida Ecuador y General Mackenna, principalmente para los que recorren o viven en los tramos más bohemios y complicados de estas vías públicas. Luego que la Secretaría Comunal de Planificación (SECPLA) de la Municipalidad de Valparaíso obtuvo en diciembre pasado el financiamiento del proyecto de Recuperación de Iluminación Peatonal de Subida Ecuador, el Concejo Municipal ya ha adjudicado el proyecto a una empresa para que lo ejecute. La oportunidad se generó a propósito de las diferentes presentaciones que principalmente hizo la Junta de Vecinos 68-A del Cerro Yungay desde que entró en funcionamiento a inicios del año 2017, haciendo oídos de las diversas manifestaciones de otras organizaciones vecinales o vecinos particulares que durante largo tiempo estaban haciendo presente el deterioro y abandono en que dejó a este sector la anterior alcaldía.

Previo a la postulación de esta renovación del alumbrado público que forma parte del Plan Comunal de Seguridad Pública, profesionales de la entidad municipal inspeccionaron y registraron el área convenciéndose de que, en relación a otras opciones que manejaban, era el lugar apropiado para intervenir. El proyecto fue exhibido a la Junta de Vecinos del Cerro Yungay en diciembre de 2017, luego de aprobado su financiamiento por parte de la Subsecretaría de Prevención del Delito y el 14 de marzo recién pasado el Concejo Municipal aprobó la adjudicación del proyecto a la empresa INSPROTEL Ltda. por un monto de $76.957.790, contando con un plazo de ejecución de 90 días desde la firma de acta de entrega del terreno a intervenir. Se espera que las obras estén finalizadas en octubre de este año.

La renovación del alumbrado contempla el tramo de Subida Ecuador que va desde su inicio hasta la esquina con Guillermo Rivera, donde se instalarán treinta y dos luminarias en ambas veredas. Además se colocarán cinco luminarias en el primer tramo de General Mackenna y se agregarán a las ya existentes, dos más en el Pasaje Longfellow. Estas luminarias son para el tránsito peatonal, por lo tanto tendrán una altura más baja que se complementará con el alumbrado vial de mayor altura. Se utilizará tecnología Led que permite mayor eficiencia energética, lo que obviamente se agradece una vez que vimos cómo en la remodelación de la Plazuela Ecuador de la ex alcaldía de Jorge Castro se optó por montar tubos fluorescentes de bajo voltaje en los paraderos de colectivos y un kiosco de baja calidad material en medio de la plaza.

Las luminarias existentes en Subida Ecuador datan de hace veinte años, a propósito de la ejecución en 1997 del Eje Tranversal Bellavista, y tienen su vida útil complicada debido a la falta de repuestos, lo que dificulta conservar una estética homogénea y ordenada del lugar.

Entre lo conversado en reuniones informativas, se comunicó que se renovarán los tendidos subterráneos y la Junta de Vecinos solicitó que el emplazamiento de las luminarias no se someta a la ubicación de los corrales que colocan los pubs irregularmente en las aceras de la Subida Ecuador, esperando que esta intervención también implique a futuro la recuperación de estos espacios públicos para los transeúntes.

 


¿Iluminando la bohemia o iniciando las soluciones a las incivilidades del área?

Recorrer con agrado y relajo una calle bien iluminada, es uno de los objetivos que puede pretender lograr un genérico proyecto de alumbrado de vía pública. Pero quienes habitamos o recorremos las calles Ecuador y General Mackenna en sus tramos más conflictivos esperamos  que esta obra de iluminación esté lejos de ser una mera ambientación turística para los clientes y visitantes de esta concurrido sector, y que efectivamente sea una mejora orientada a prender la luz en un área que de acuerdo a los diagnósticos de la autoridad y de la comunidad residente, y a los indicadores que maneja Carabineros, requiere ser abordada como un lugar con graves problemas de incivilidades que enfrentan a los distintos actores que usan estos lugares y que viven en su entorno.

De todas formas, en plano de opinión de esta vecina-reportera que tuvo la posibilidad acceder adelantadamente a esta información, asistir a reuniones informativas y acompañar una de las inspecciones en terreno de la arquitecta de la Secpla, creo que es bueno que esto esté ocurriendo y claro que uno siempre quiere más que lo logrado. Sin embargo, la realidad se impone, pues cada proyecto además de tener un máximo de fondos disponibles que no se pueden superar, tiene límites para ser planteados frente a las entidades proveedoras de financiamiento. En este caso en particular, los indicadores que permitían fundar requerimientos de mayor seguridad pública han sido los tramos escogidos y no había posibilidad de incorporar otro tipo de soluciones que como vecinos estimábamos pertinentes. Por ejemplo, el área no podía abarcar zonas más allá de pie de cerro y por ello, a pesar de la insistencia de los representantes del barrio  no se pudo incluir el primer tramo de Guillermo Rivera.

Considerando que se trata de una zona urbana, activa y central, esperamos impacientes que este año vengan nuevos proyectos de envergadura que aborden o sancionen la superposición de problemas que afectan este sector como son los problemas de ocupación irregular de espacios públicos por parte de los pubs de Subida Ecuador; el funcionamiento sin permisos o sin inspecciones regulares de los mismos locales; la alta contaminación por ruidos que provocan los artistas ambulantes; la desafección de los dueños de botillerías respecto a la debacle que provocan en las calles, escalas y pasajes que circundan sus negocios con la venta hasta muy tarde de sus productos; la carencia de baños públicos; la falta de limpieza profunda de pavimentos; la poca convocatoria para que los vecinos se hagan cargo de sus frentes y fachadas; etc.

Son importantes los mensajes que la autoridad y la ciudadanía constantemente se están enviando. La forma en que el municipio piensa y define un proyecto público es una manera de tratar a los ciudadanos, interpreta la forma en que la autoridad evalúa a los usuarios que pretende beneficiar. Si nos entrega una solución de baja monta se puede interpretar que se nos está viendo de la misma forma, cuestión que era muy criticable de la anterior alcaldía. Si como en este caso, en algo tan sencillo como optar por luminarias de última tecnología, seamos positivos en pensar que se considera que merecemos buenas soluciones. Es importante, que aun siendo realistas con las dificultades económicas en que se encuentra Valparaíso, también seamos  exigentes en las soluciones que nos entregan y creo que en este caso ha existido consideración en ese plano.

Estaremos expectantes a como este proyecto de alumbrado se concreta en terreno y esperamos que en conjunto con la opinión y colaboración de la comunidad ya más organizada se ejecuten nuevas obras y programas de forma integral, que sean parte de un plan de mayor jerarquía orientado a dar un nuevo carácter a nuestro barrio.

Deja un comentario