Ir a…


Periódico Vecinal de la Cuenca San Juan de Dios de Valparaíso - cerros Yungay, San Juan de Dios, La Loma, Cárcel, Panteón y alrededores.

RSS Feed

Acto en memoria de Alfredo García


Por Guillermo Correa Camiroaga,

El día sábado 11 de noviembre en el frontis del Edificio de la Cooperativa Vitalicia, frente a la Plaza Aníbal Pinto, el Colectivo de Trabajadores Sociales “Generación 72” en conjunto con el Consejo Provincial de Trabajadores Sociales de Valparaíso rindió un homenaje al compañero Alfredo García Vega, Trabajador social de la Universidad Católica de Valparaíso, militante del Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR), quien fue detenido y desaparecido el año 1975 como resultado de una operación realizada en la V Región por los aparatos de inteligencia y represión de la dictadura cívico militar, con el objetivo de desarticular la Resistencia antidictatorial llevada adelante por luchadoras y luchadores populares. En este operativo represivo fueron detenidas alrededor de veinte personas, ocho de las cuales pasaron a engrosar la lista de los Detenidos Desaparecidos.

En el Boletín del Comité de Defensa de los Derechos del Pueblo (CODEPU V Región) N° 31, del mes de enero de 1987, respecto al “Caso de los Ocho”, se denunciaba: “Doce años se cumplirán en este mes de enero de la detención y desaparición de ocho jóvenes que fueron arrestados en Viña del Mar. Entre los días 17 y 27 de este verano fueron conducidos al Regimiento Maipo, para luego ser trasladados a “Villa Grimaldi”: Sonia Ríos Pacheco, estudiante de Pedagogía Química de la Universidad de Concepción, de 30 años; Fabián Ibarra Córdova, Auditor, de 27 años; María Isabel Gutiérrez Martínez, egresada de Geografía de la UCV, de 26 años; Carlos Rioseco Espinoza, de 26 años; Alfredo García Vega, Asistente Social de la UCV, de 30 años; Horacio Carabantes Olivares, vendedor ambulante, de 21 años; Abel Vilches Figueroa, obrero, de 27 años; y Elías Villar Quijón, estudiante de la Universidad de Chile, de 20 años. Los testimonios recogidos y aportados por persona que permanecieron detenidas en la misma fecha, cuentan que fueron torturados por agentes de la DINA y llevados de un lugar a otro (casas de torturas, sótanos del casino de suboficiales), para luego ser devueltos a “Villa Grimaldi”. Nadie volvió a saber de sus paraderos y hasta el día de hoy se encuentran desaparecidos.”

Sólo recién el año 2010, después de una investigación llevada adelante por el Ministro en Visita Alejandro Solís, se estableció judicialmente la verdad, dictándose sentencia en primera instancia en contra de algunos de los participantes de estos hechos represivos. Pero tuvieron que pasar otros 5 años más para que la Corte Suprema dictara sentencia definitiva con penas aflictivas más bien simbólicas, ya que estas fueron de 541 días, 3 años, 5 años y 10 años de cárcel (en este último caso sólo para dos de los inculpados). Lo bajo de las sentencias de estos horrorosos crímenes de lesa humanidad, dictadas además después de 40 años de ocurridos los hechos, confirman una forma de impunidad propiciada por los gobiernos civiles de la post dictadura, que ha podido ser doblegada parcialmente gracias a la tenaz lucha llevada adelante por familiares y organizaciones de derechos humanos.

Los actos de Memoria, como el impulsado en homenaje a Alfredo García Vega tienen el mérito de traer al presente la historia de vida, lucha y muerte de estos compañeros y compañeras, haciéndolos visibles ante las nuevas generaciones y la ciudadanía en general.

La ceremonia en homenaje al compañero Alfredo García fue conducida por el historiador Ricardo Acuña Díaz, integrante del Colectivo Generación 72, con un libreto que tuvo como columna vertebral el emotivo poema “Elegía”, del poeta español Miguel Hernández y contó además con la participación musical del Trabajador Social Claudio Pérez García. Numerosos compañeros y compañeras hicieron uso de la palabra durante el transcurso del acto.

Luz María Saldías, a nombre del Colectivo Generación 72 expresó que:

“G72 es un Colectivo que agrupa, desde este año, a la Generación del año 1972, la cual resultó disgregada a raíz del Golpe del 73, siendo heredera del modelo más puro de Trabajo Social a nivel Latinoamericano, que generó profesionales comprometidos con la transformación social y el mundo popular. Lo conforman aproximadamente treinta estudiantes de trabajo Social del año 1972, hoy, distribuidos por el mundo. Nuestra primera acción como Colectivo ha sido la realización de este acto-memorial que se inició hoy a las 11 de la mañana en la sede del Colegio Provincial de Trabajadores y Trabajadoras Sociales, ubicado en el noveno piso de este edificio frente al cual nos encontramos, lugar en donde quedó plasmado en la pared del local un memorial gráfico en homenaje al Trabajador Social Alfredo García. A partir del mediodía, con este acto público desarrollado de cara a las y los habitantes de Valparaíso, aquí frente a la Plaza Aníbal Pinto, estamos complementando este acto de memoria en homenaje al trabajador Social de la UCV Alfredo García Vega, Detenido Desaparecido el año 75, militante del MIR, quien se desempeñaba como profesor ayudante en la Escuela de Trabajo Social de la Universidad Católica de Valparaíso.  Estamos también gestionando la realización de un Memorial destinado al compañero Alfredo García, en la Escuela de Trabajo Social de la UCV.”

Vicente Fraile, compañero de carrera de Alfredo García, realizó su intervención con una “carta para Alfredo”, en donde expresa una autocrítica respecto al tiempo transcurrido para la materialización de este homenaje:

“Alfredo, quiero partir pidiéndote perdón por habernos demorado tanto en brindarte nuestro reconocimiento y homenaje como Trabajadores Sociales de Valparaíso y la V Región. Han pasado 42 años desde que agentes de inteligencia de la dictadura te detuvieron para posteriormente hacerte desaparecer. Nos hemos demorado mucho , a pesar de que fuimos muy cercanos a ti, como amigos, como compañeros de curso en la Escuela de Trabajo Social, como alumnos tuyos, como compañeros de la ancha ruta que conduce hacia la construcción de un país más justo y fraterno. Te escribo recordando aquel pedazo de tu vida que compartimos contigo y que fue muy importante para todos nosotros en aquellos años de sueños e ideales comunes, de esfuerzos mancomunados, de camaradería, fraternidad y amistad.  

Todo ello, mientras estudiábamos Trabajo Social. A pesar de esta demora, incluyendo los últimos 27 años de esta democracia, tu memoria y tu sacrificio, con los ideales compartidos, siempre han estado presentes. No se puede apagar y hacer desaparecer la memoria de un pueblo.”

Después de cada una de las intervenciones, los versos del poema “Elegía” de Miguel Hernández fueron siendo intercalados y declamados por Ricardo Acuña, conductor del acto, conformando un ambiente de profunda emotividad, que se vivió en forma aún más intensa con las “Décimas para Alfredo García Vega”, recitados por su propia autora, María Victoria Rodríguez Herrera, de la Escuela de Trabajo Social de la UCV, que en su primera parte dice: “Te hicieron desaparecer pensando que tu nunca más existirías, querido Alfredo García…Creyeron que ya nada dirías. Quisieron destrozar tu huella, imposible para persona tan bella. Te quedaste en nuestro sufrimiento, siendo la luz del firmamento. Ni perdón ni olvido compañero, ese es nuestro juramento…”

Posteriormente hizo uso de la palabra, a nombre de la Coordinadora Regional de las Comisiones de Derechos Humanos, la compañera Zaida Cancino, quien se refirió al surgimiento y el trabajo llevado adelante por estas organizaciones , resaltando que “ hemos continuado trabajando ya que hasta hoy no ha habido toda la verdad y la justicia por la que tanto hemos trabajado…”.

Por otro lado, la compañera María Angélica Barrientos, integrante de la Comisión de DerechosHumanos de Viña del Mar, resaltó el compromiso de lucha de Alfredo García, exigiendo el juicio y castigo para los violadores de los derechos humanos, “sin vacilaciones y consideraciones que minimicen estos horribles crímenes de lesa humanidad, tratando de buscar justificaciones para liberarlos, ya que si han sido detenidos con una edad avanzada, es precisamente porque sus crímenes han quedado en la impunidad y sin castigo durante muchos años”. Hizo también un llamado a terminar con los privilegios y exigir a la Presidenta Bachelet que cumpla su compromiso de cerrar la cárcel de Punta Peuco.

Por su parte, Haydee Oberreuter, a nombre del Comando Unitario de Ex Presos y Presas Políticas y Familiares, además de valorar el significado que tiene recordar, denunció el accionar de la Armada en nuestra región y la debilidad de los gobiernos “democráticos” para castigar a los culpables de crímenes horrendos, exigiendo además el retiro de la estatua de Merino y el levantamiento del “ignominioso secreto” en relación con los testimonios de prisión política y tortura entregados en la Comisión Valech. En parte de su intervención manifestó:

“Quiero saludar a todos aquellos que conmemoran aquí, de una manera tan hermosa, tan valiosa, tan valiente y generosa, el día del Trabajador Social. Pienso en tantos de ellos que he conocido, que ya no están. Esta ciudad sufrió a manos de la Armada de Chile una agresión que nunca mereció y desataron sangre y dolor en contra de sus ciudadanos, simplemente por pensar de otra manera. Al compañero Alfredo García le pasó exactamente eso…La Armada de Chile permanece en silencio, permanece sin pedirle perdón a esta ciudad por lo que hizo y su historia de sangre y dolor no ha sido suficientemente evidenciada. Prueba de ello es que aún está ahí en el Museo Naval la estatua del Almirante Merino, sin que sea retirada de ese lugar. Merino, como golpista y asesino, no merece una estatua en Valparaíso. Hay también un problema serio con la autoridad civil, hay un problema grave, porque han pasado 27 años desde el termino de la dictadura y todavía seguimos hablando de la necesidad que haya verdad y justicia (…) Recibir testimonios y luego esconderlos por 50 años, no es otra cosa que un acto de impunidad más (…)                          

Una de las expresiones que más he escuchado aquí es recordar. Recordar es un acto que no tiene que ver tanto con el pasado, recordar es una acción presente, ¿saben por qué?, porque recordar significa “volver a pasar por el corazón”. Cuando hacemos esto, volvemos a pasar por el corazón, cuando hacemos esto, también tenemos claro que el recuerdo no es respecto del pasado, el recuerdo es acción aquí y ahora.”

Ricardo Acuña, conductor del acto, realizó una pequeña introducción respecto a la organización que haría uso de la palabra a continuación, manifestando:” La Brigada de la Memoria y los Derechos Humanos es un colectivo de amigas, amigos y familiares de los detenidos desaparecidos y ejecutados políticos por la dictadura militar en la región de Valparaíso. Una organización que se ha propuesto proteger el memorial ubicado en el bandejón de la avenida Brasil y que recuerda los nombres de 177 hombres y mujeres de nuestra región que murieron o desaparecieron entre el 11 de septiembre de 1973 y el 10 de marzo de 1990.

No sólo queremos recordar el martirio y sacrificio de Alfredo García, que nos llena de dolor y demanda justicia, también recogemos su actitud generosa, sus ideas y razones. Todo ello nos anima, identifica y alimenta de esperanzas…”

A nombre de la Brigada, María José Martínez, hija de Abel Vilches, detenido y desaparecido junto a Alfredo García y otros compañeros que forman parte de grupo conocido como “Los ocho de Valparaíso”, expresó:

“Primero voy a hablar como hija de Abel y con esta hermandad que tenemos todas las familias de los ocho, porque la dictadura cometió graves crímenes que aún no tienen castigo. A pesar de eso surgió una solidaridad que nos ha sostenido todos estos años. Se podrán imaginar lo pequeña que era yo en ese tiempo y si no fuera por muchas personas que están hoy día acá, y que han estado siempre, para las familias no hubiese sido posible vivir estos 42 años, como lo hemos podido hacer, dándole una vuelta a ese dolor y a ese martirio. Quiero resaltar que nuestros familiares fueron protagonistas de los sueños de una sociedad que se estaba gestando durante la Unidad Popular, y también protagonistas de la lucha en contra de la dictadura. Ese sueño queremos volverlo a rescatar. El tema de los Derechos Humanos no se restringe a las violaciones a los derechos humanos en tiempos de dictadura , hoy día son muchas otras causas relacionadas con los Derechos Humanos, que viven por ejemplo los emigrantes, que vive el Pueblo Mapuche, que viven los sectores de pobreza. Las desigualdades siguen existiendo, la impotencia sigue existiendo y la enajenación también. Nuestra tarea tiene estos dos cauces: verdad y justicia, que se cierre Punta Peuco, que los criminales paguen.(…) Pero, también queremos levantar las banderas que nuestros compañeros tenían, ya que representaban mucha esperanza y un sentido de transformación de esta sociedad que nosotros debemos retomar, volver a confiar entre nosotros y a sentirnos que somos capaces de sostener sueños colectivos y sumar a nuevas generaciones.”

Después de la intervención de María José, el conductor del acto solicitó realizar un gesto simbólico, convocando a los y las asistentes a formar un semicírculo y, recitando los versos del poema que ha acompañado este acto: “ En mis manos desato una tormenta de piedras, rayos y hachas estridentes, sedienta de catástrofes y hambrienta. Quiero escarbar la tierra con los dientes, quiero apartar la tierra parte a parte, a dentelladas secas y calientes. Quiero mirar la tierra hasta encontrarte…” ,nos llamó a levantar una de nuestras manos y, en silencio, “realizar un gesto con ella, creado desde el propio corazón, como un sentimiento que ofrecemos al compañero Alfredo, de cara a la ciudad.” Las decenas de compañeras y compañeros presentes en este acto realizaron este gesto en completo silencio y con una gran carga emotiva.

Como la memoria es parte del presente, la última intervención en este acto estuvo a cargo de la Presidenta de del Centro de Estudiantes de la Carrera de trabajo Social de la PUCV, Kiri Mercado, quien expresó:

“En el marco de la conmemoración del día del Trabajador y Trabajadora Social, recordamos al compañero Alfredo García Vega, quien como muchos hombres y mujeres asumieron un compromiso por la vida y dignidad de nuestro pueblo. En este sentido, recordarlos, recordar a Alfredo es visibilizar procesos de nuestra historia que han sido velados de manera forzosa, desde la construcción de la historia oficial de nuestro país e incluso desde la historia oficial del trabajo social. Es importante destacar el reconocimiento que se le está realizando a nuestro compañero Alfredo como un hito de reivindicación de esta historia soterrada, que ha quedado relegada a ciertos espacios de conmemoración. El ejercicio de conmemorar en instancias o espacios oficiales en que habitualmente no se realiza, debe dar cuenta de los tiempos sociales en que nos encontramos, que reflejan la existencia de un proceso abierto de discusión del sentido del Trabajo Social, proceso que ha permitido el encuentro entre generaciones, que conozcamos historias personales que son parte constituyente también del trabajo social, lo que nos permite también poder poner en alto los nombres de aquellos compañeros y compañeras que nos precedieron y dieron su vida. Que comprendían el Trabajo Social desde su complejidad, asumiendo que lo profesional y disciplinario implica un compromiso ético y político con las luchas sociales de nuestro pueblo. Con Alfredo en la memoria, con fuerza y convicción, a volver a tejer la historia del trabajo social comprometido con la transformación y la dignidad de nuestro pueblo.” 

Interpretando la canción “Valparaíso”, de Osvaldo gitano Rodríguez, canción que le gustaba mucho al compañero Alfredo García, se dio por finalizada esta actividad. Esta composición constituye un verdadero himno para los porteñas y porteñas y fue coreado con energía y emoción por todos y todas las participantes.

El recuerdo del compromiso de vida militante de Alfredo García Vega, se transformó, mediante este acto de memoria, en bandera de lucha para las nuevas generaciones de luchadoras y luchadores populares.

Guillermo Correa Camiroaga, Valparaíso 11 de noviembre 2017

Una Respuesta “Acto en memoria de Alfredo García”

  1. Mario Carmona Pelissier
    27 noviembre, 2017 a las 8:26 pm

    Hermoso y conmovedor relato del periodista Guerrillero Correa. Como integrante del Colectivo de Trabajadores Sociales “Generación 72”. Gracias por vuestro trabajo.

Deja un comentario